Arrancamos en la 65 edición del festival de San Sebastián con un primer vistazo a las películas que hemos podido ver en estas primeras horas en Donosti.

UNA ESPECIE DE FAMILIA

Protagonizada, y sostenida, por una grandísima Bárbara Lennie, “Una especie de familia” nos sitúa en un drama en el que Malena (Bárbara Lennie) acuerda con Marcela (Yanina Avila), que el hijo que ésta espera sea para ella. Un especie de contrato de adopción, con demasiadas cláusulas ocultas…

Cuando el niño nace, todos los acuerdos que parecían tener empiezan a resquebrajarse, y Malena se ve obligada a pedir ayuda y tomar decisiones en muy poco tiempo.

Al final nos encontramos con un drama social en el que nos vamos enterando de muchas cosas al final de la película, donde volvemos a repetir, Bárbara Lennie nos deslumbra.

120 BEATS PER MINUTE

Siéntate y repira hondo, lo vas a necesitar. “120 pulsaciones por minuto” nos lleva a 1992, en una Francia en la que el sida está causando estragos y los seropositivos tratan de vivir con los violentos efectos secundarios de los medicamentos.

“Act Up”, un grupo de acción directa fundado en 1987 para llamar la atención sobre la pandemia de sida y la gente que la padecía, realiza sucesivas acciones de choque para visibilizar el problema e impulsar la investigación y la prevención. A través de varios activistas emblemáticos, Robin Campillo, autor del guion junto con Philippe Mangeot, detalla con mucha precisión la vida cotidiana de este grupo en que los desacuerdos se discuten en conjunto a modo de asamblea.

Con la realidad tan dura y angustiosa de los personajes, las pinceladas de humor que aparecen en la trama nos hacen aliviar el shock de cada escena. Se agradece.

Robin Campillo firma una obra magistral y pone rostro a todos esos luchadores que estuvieron en la sombra durante mucho tiempo, y por poner una pega, los 143 minutos que dura. Excesivo.

YOU WERE NEVER REALLY HERE

Si antes ensalzábamos a Lennie, en “You were never really here” no podemos dejar de hablar del gran Joaquin Phoenix en un papel totalmente enfermizo. Muchos la clasifican en el estilo “Taxi Driver”, y puede que haya algo, pero a mucha distancia.

Gran montaje, ritmo vertiginoso, violencia, corrupción, una adolescente desaparecida y un sicario brutal y atormentado. La receta es simple, y la película muy efectiva.

Dirigida por Lynne Ramsay, está basada en la novela de Jonathan Ames, “En realidad, nunca estuviste aquí”, creador de la exitosa serie de HBO “Bored to death”.

Sin lugar a dudas, un must en toda regla.