Mi puntuación

8.5
Total

En pleno verano caluroso, llega por fin a las pantallas de cine una entrega de lo más refrescante, y sobretodo divertida, muy esperada tanto por los más pequeños como los mayores, “Minions“, el spin-off de la saga “Despicable me” (traducida como “Gru: Mi villano favorito“). En general, cualquiera que haya visto alguna de las películas anteriores, seguro que se ha reído a carcajada limpia con las aventuras de estos pequeñajos seres amarillos que hablan en su idioma particular y que son de lo más entrañable que hemos podido ver últimamente en las películas de animación (y que esperamos seguir viendo por mucho tiempo).

Esta vez la acción se centra en contarnos la historia de estas pequeñas criaturas amarillas, desde el inicio de los días hasta el momento en el que conocen a Gru, embarcándonos en un divertido viaje en el que 3 de ellos, Stuart, Kevin y Bob, partirán lejos de su hogar para buscar un digno villano al que poder servir toda la tribu de Minions, porque es para eso para lo que han nacido claro está.

Una diferencia con respecto a las anteriores películas es que al centrarse directamente sobre los Minions, no hay ningún tipo de historia más profunda y que una a varios personajes, aquí hemos venido a ver locuras de estos monstruitos y es lo que nos dan, simple y llanamente, para pasárnoslo como enanos. Otra de las cosas más geniales de la película es cómo consiguen hacernos reír estos bichejos que sólo hablan con “palabros” mezcla de varios idiomas (y de a saber qué más), aunque es cierto que también aparecen más personajes secundarios que sí hablan de forma normal.

Creo que no se puede añadir mucho más, así que si queréis pasar 90 minutos divertidos, ¡no os perdáis esta loca aventura!