Mi puntuación

4.7

“Uff”…y sí, con esta onomatopeya comienzo esta crítica del nuevo trabajo de Clint Eastwood.

A ver, empecemos por decir que hasta ahora existían dos Eastwoods bastande diferenciados. Está nuestro “tío duro”, realizador maduro, arriesgado, comprometido, de moralidad dudosa, y en mi opinión, el más interesante con películas tremendas como la vibrante “Bird”;  el último gran western “Sin perdón”; la arriesgada –por cómo se suponía la personalidad de Eastwood-“Medianoche en el jardín del bien y del mal”; el drama romántico por antonomasia, “Los puentes de Madison”; el thriller de suspense “Poder absoluto”; la estupenda “Mystic River”; la descorazonadora “Million Dollar baby”; la justa –en el sentido de justicia con la historia- “Cartas desde Iwo Jima”; e incluso metamos a “Gran Torino” porque nos devuelve al Eastwood actor que más nos gusta, o cómo sería “Harry el sucio” con ochenta años.

Y por otro lado está el realizador “blandito”,  narrativamente perfecto, complaciente en todos los aspectos, en el que encontramos, en mi opinión, películas menores como “Ejecución Inminente”, “Space cowboys” (aunque ésta me parece un divertimento maravilloso); el capricho de Angelina Jolie de “El intercambio”; la patriótica “Banderas de nuestros padres” ; el regalo a Morgan Freeman de “Invictus”; una aproximación a lo que podría haber sido una gran película, “J.Edgar”, y una especie de musical fallido como“Jersey Boys”.

Pero, ¿dónde situamos “American Sniper”?, pues, sinceramente, no tengo ni idea. Me ha costado en una medida que jamás me imaginaría el reconocer a Eastwood en esta película, de hecho aún no me creo que la haya dirigido él.

Vamos a comenzar por destacar lo mejor del film, que es, sin duda, Sienna Miller, interpretando a la sufrida esposa del protagonista con buen pulso y si excesivo dramatismo efectista; y sobre todo, Bradley Cooper – también productor de la película-interpretando a “La Leyenda”, Chris Kyle, que en Irak se le designó como el mejor francotirador de la historia de Estados Unidos. Cooper realiza una interpretación repleta de verdad, no es una interpretación a lo “Star Sistem”, no, el bueno de Cooper se ha trabajado una composición del personaje de una profundidad y autenticidad que demuestra que no es sólo un actor de moda, si no que es todo un magnífico intérprete y que nos seguirá ofreciendo interpretaciones tan extraordinarias como ésta.

Y ya, aquí acaba, en mi opinión, lo mejor de “American Sniper”.

Lo demás son alguna que otra escena gratuita y de crueldad excesiva y demasiado explícita que parece quiere regodearse en el dolor del espectador. Unos muñecos “baby reborn” cuya aparición en la película es casi irrisoria por lo falsos que quedan. Una oda a un país y su ejército sin atisbo de crítica hacía su cuerpo tras lo acontecido en Irak-aunque es cierto, que se aprecia que Eastwood sólo quiere contar la histora de Chris Kyle, sin caer en la crítica u objetividad del momento histórico-, y poco más. Ni siquiera las escenas de acción son emocionantes y/o frenéticas.

En fin, una película que posiblemente demuestre que Eastwood debería replantearse eso de hacer una o dos películas por año. Querido Clint, te admiramos muchísimo, pero por favor, que ese realizador que ya es un clásico del cine, no nos deje con tan mal sabor de boca. Por eso te decimos con mirada “Eastwood”, cigarrillo en los labios y voz rasgada: “Alégrame el día”, alégranos de nuevo con esas grandes películas que sólo tú sabes hacer. Aquí te esperamos.